Lápices alemanes

Entre todos los fabricantes de lápices del mundo destacan las tres grandes empresas de lápices alemanes: Stabilo, Staedtler y Faber-Castell. Las tres situadas en Nuremberg o en sus alrededores, y no por casualidad, sino porque se trata de una zona geológicamente perfecta para la explotación de minas de grafito al estar rodeada de grandes bosques y ríos.

¿Pero cómo surgió toda esta competencia y toda tan cercana?


1) STAEDTLER

Todo empieza en 1662, cuando el artesano Friedrich Staedtler realiza todo el proceso de creación de un lapicero, desde la obtención de la mina hasta el corte de las tablillas de madera y su consiguiente acabado.

1200px-Mars,Staedtler,Stiftdose
Staedtler-brandstocker-logo-branding-identidad-corporativa-historia-lapiz-origen-historia-lapicero-arbol-genealogico

Así que, aunque la marca Faber-Castell tiene  la fama de ser la primera marca de lápices de Alemania al ser fundada en 1761, la estirpe de artesanos más antigua de fabricantes de lápices es la de los Staedtler. No fue hasta 1935 cuando Johann Sebastian Staedtler funda la empresa Staedtler y plantea la idea de extender sus lápices por todo el mundo.

Actualmente la compañía es el mayor fabricante europeo de lápices, rotuladores, gomas de borrar, minas y arcilla para modelar, y aunque casi el 80% de sus productos se fabrican en Alemania, ese mismo porcentaje representa su exportación, que le hace estar presente en más de 150 países.


2) FABER-CASTELL

Como ya hemos mencionado, Faber-Castell es una de las empresas alemanas más antiguas, habiendo sido fundada en 1761, aunque por aquel entonces era un modesto taller de carpintería fundado por Kaspar Faber, en Stein, cerca de Nuremberg.

image-slider-wide-family-Generationen3

En 1898, la hija mayor del barón Wilhelm von Faber, Ottilie von Faber, heredera universal de la compañía, se casó con el conde Alexander zu Castell Rüdenhausen, dando lugar al nacimiento de la marca Faber-Castell. Hoy en día continúa siendo propiedad de la misma familia, la octava generación desde su fundador.

La condesa Ottilie y el conde Alexander von Faber-Castell

La empresa es el mayor fabricante de lápices en el mundo, con una capacidad de producción de más de 2.000 millones de lápices de madera al año. Con fábricas en la India, Indonesia y la mayor de todas en Brasil, siguen manteniendo su fábrica de Alemania, donde producen los productos Premium.


3) STABILO

Por último, y no por ello menos importante, está Stabilo, fundada en 1855 bajo el nombre de Grossberger & Kurz Bleistiftfabrik. 

Esta fábrica de lápices en Nuremberg fue adquirida por la familia Schwanhäusser en 1865: de esta manera, pasa a llamarse Schwan Bleistiftfabrik y comienza a utilizar el logo del cisne como una de las primeras marcas registradas.
Stabilo. 1920 | Vintage advertising poster

En 1925 la empresa lanza la marca Stabilo para sus lápices Premium, y a partir de 1976, la empresa se llama Schwan-Stabilo, y, en 2005, Stabilo International. Con más de 1500 empleados y presente en más de 180 países, Stabilo produce lápices en fábricas situadas en Weissenburg (Baviera), Johor Bahru (Malasia) y en Cesky Krumlov (República Checa).

En su ambición por mantenerse actual, la marca siempre ha apostado por proyectos que crean tendencia: en 1971 introdujo los marcadores fluorescentes (en la actualidad es el líder europeo en productos de marcadores, la llamada línea Stabilo Boss) y, hoy en día, se ha apuntado a la tendencia de los cuadernos de mindfulness para colorear, llegando a las listas de los más vendidos, y sus lápices de colores no hacen más que aumentar.

Stabilo Point 88 Fineliner Mindfulness Stabilo-collection
Recommended Posts

Leave a Comment